Un sistema de enmascaramiento sorprendentemente sencillo pero eficaz

Un sistema de enmascaramiento sorprendentemente sencillo pero eficaz

 

De pequeño me gustaba ver la serie El Zorro; era una pasada. Y, aunque jamás me echara para atrás y dejara de verla, sí recuerdo a la perfección que me parecía completamente ridículo que nadie dedujera que el Zorro en realidad era el noble Don Diego de la Vega. ¡Venga, hombre, pero si llevan los dos el mismo bigote!

El secreto era que el Zorro llevaba antifaz, un disfraz muy sencillo pero que aparentemente daba el pego, lograba ocultar su identidad y engañaba prácticamente a todo el pueblo; aunque a mí, que tenía cinco años, no me la colaba.

Habrán entendido que esta larguísima introducción me sirve para presentar otro sistema sencillo, pero eficaz, para enmascarar cosas: en este caso, nuestros datos más sensibles. Como muchos sabrán, el enmascaramiento de datos es el proceso por el que se cifra información sensible para protegerla, sin por ello desaprovechar su utilidad y ponerla a disposición de pruebas de software o formación de usuarios.

El enmascaramiento de datos se está convirtiendo en una parte muy importante de la gestión de datos en entornos de desarrollo, pruebas, formación y notificación. Permite que los datos reales estén localizados en bases de datos, pero se 'encubren' antes de que lleguen a usuarios que carezcan de las autorizaciones de seguridad o la necesidad de acceder a información patentada (por ejemplo, desarrolladores internos o incluso representantes de socios externos).

Y, con esto, les dejo que echen un vistazo a nuestro vídeo sobre enmascaramiento de datos. Es el primero de una serie de vídeos didácticos que iremos publicando aquí, así que vuelvan de vez en cuando a ver qué hay de nuevo.

Acuérdense de que, si aún no tienen Talend instalado, pueden aprovechar el vídeo igualmente descargando una prueba gratuita.

Recursos relacionados

5 formas de convertirse en héroe de la integración de datos

Productos mencionados

Talend Data Quality

Join The Conversation

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *